¿Qué son y para qué sirven las almohadas de semillas?

No hay que confundir nuestras almohadas con las almohadillas térmicas. Las almohadas terapéuticas de cáscaras de semillas no son necesariamente térmicas. Las almohadas Organia poseen dos tamaños (60 cm x 40 cm y 80 cm x 40cm) y deben ser utilizadas en reemplazo de las almohadas tradicionales. No son almohadillas, sino almohadas propiamente dichas.

Las almohadas de cáscaras son un antiguo recurso para combatir el estrés y los dolores corporales, principalmente los de tipo muscular, gracias a su textura característica y forma maleable, capaz de adaptarse a los pliegues de la anatomía humana, proporcionando un suave masaje.

Su función es mantener recta la cervical para poder tener un sueño más reparador. El aroma de las diferentes flores y hierbas sirven como relajante natural (modelos que las contengan). Ayudan a controlar la tensión arterial. Disminuyen el dolor cervical y el lumbar. Facilitan una buena alineación de la columna y de la lordosis cervical. Alivian los problemas de la espalda y de los hombros debido a la sobrecarga generada por malas posturas, incluso a la hora de dormir. Alivian la tensión muscular. Proveen una temperatura neutra requerida para un sueño reparador. Aligeran los ronquidos perturbadores, insomnio y dolores de cabeza generados por problemas posturales.

En las almohadas comunes la columna se desvía, pues los materiales de relleno (poliéster, lana, pluma o goma) se deforman con el paso de las horas y la temperatura corporal. La almohada de cáscaras de semillas como el trigo sarraceno o el mijo permite la normal alineación de la columna vertebral. Esto se debe a que las cáscaras mantienen intacta su estructura durante toda la noche y siendo un material maleable, puede acomodarse la cantidad de relleno necesario bajo el cuello.

Estas almohadas, cuyos beneficios están basados en los principios de la medicina oriental, se utilizan en Japón desde hace más de 500 años por su valiosa acción terapéutica.

Debido a que se encuentran rellenas de cáscaras de semillas son hipoalergénicas. Al no ser un material orgánico no ataren bichos.

Un dato que debes tener en cuenta al momento de elegir una u otra es que las almohadas rellenas de cáscara de mijo son más pesadas, duras y compactas que las de cáscara de trigo sarraceno que, en cambio, son más livianas, manipulables y esponjosas. Pero, todas cumplen la misma función, es cuestión de gustos.

También tenés que saber que si nunca utilizaste estas maravillosas almohadas terapéuticas puede que tu cuerpo necesite unas noches para acostumbrarse. Su uso óptimo es reemplazando las almohadas tradicionales y tras algunos días, verás la diferencia, podemos asegurarte que no vas a arrepentirte.

¿Qué estas esperando para empezar a usar tu almohada terapéutica Organia?

Deja un comentario

Atención al cliente:
(+54 911) 4493 - 2535

Grandes clientes:
(+54 911) 3587 - 6970

Necesitas ayuda o tienes preguntas?
Escribínos a:
[email protected]